Un espectáculo de piratas despide las fiestas de la Paciencia de Oropesa Los vecinos llenaron la plaza de la Iglesia para disfrutar de una sorprendente actuación que combinó teatro, luces, sonidos, fuego, proyecciones audiovisuales y hasta acrobacias


Eva Bellido // Oropesa

Los oropesinos pusieron este domingo punto final a la celebración de sus fiestas grandes en honor a la Virgen de la Paciencia, que han estado marcadas este año por la conmemoración del cuarto centenario del virulento ataque pirata que sufrió el municipio en 1619.

El actor Vicent Gavara fue el encargado de realizar el novedoso discurso de cierre de los festejos, en la recién bautizada como Nit de Paciència, siendo el primer vecino homenajeado y el responsable de dar paso al espectáculo final, Talaia, Terra de Pirates, a cargo de la compañía Fam Teatre.

Vecinos y visitantes llenaron la plaza de la Iglesia del casco antiguo para disfrutar de esta inédita actuación, organizada por las concejalías de Fiestas y Cultura, que combinó escenas teatrales, acrobáticas y audiovisuales, con gran dominio de la iluminación, y que dejó fascinados a todos los asistentes.

Después, un castillo piromusical de Ricardo Caballer despidió oficialmente los festejos, ante la emocionante mirada de la reina de la localidad, Victoria Gómez, y sus damas, y de la alcaldesa, María Jiménez, y concejales.

La jornada también incluyó los últimos actos taurinos de las fiestas, dos encierros del hierro de Alberto Garrido; y el concurso de ganaderías entre Germán Vidal y Miguel Parejo. También se celebró una salida por el Día de la Bicicleta, el encuentro de bolilleras y el mercado vintage.

Balance de las fiestas

Este fue el último día tras dos intensas semanas de festejos patronales que han contado con más de un centenar de actos y con una programación renovada.

“Los cambios por los que hemos optado este año han tenido muy buena aceptación por todos y los vecinos nos han felicitado por ello”, explica la alcaldesa, María Jiménez, quien destaca “la alta participación de los oropesinos en todos los actos”.

Ejemplo de ello fueron los dos ‘tardeos’ propuestos, que llenaron la plaza de España y el Ravalet, la Crida, que se mantendrá en las próximas fiestas, la recreación del 9 d’Octubre, que dobló en ‘figurantes’, o la ofrenda a la Virgen de la Paciencia, a la que se sumaron las reinas y damas desde el año 1965.

Cabe destacar que Jiménez también decidió sumarse a estos dos últimos actos. Los conciertos de Francisco (que agotó las entradas) y de Lola Índigo también fueron otros de los más participativos.

Aunque sin duda, uno de los actos más multitudinarios fue el espectáculo de FAM Teatre en el que se conmemoró el cuarto centenario del ataque pirata al municipio. Una hora antes del espectáculo, la plaza de la Iglesia comenzó a llenarse de vecinos y curiosos que no quisieron perderse este apoteósico final de fiestas.

Y es que fue toda una sorpresa para el público, que asistió a una actuación multidisciplinar que combinó teatro, luces, sonidos, fuego, proyecciones audiovisuales y hasta acrobacias.

“Nuestra intención es consolidar esta Nit de Paciència para despedir las fiestas de una manera cultural, por lo que en 2020 volveremos a tener otro espectáculo seguido de un piromusical”, avanza la munícipe.

Por su parte, la concejala de Fiestas, Jennifer Casañ, ha insistido en que “han sido unas fiestas muy participativas” y ha agradecido “a la gente del pueblo y a los visitantes que hayan hecho posible que estas fiestas sean geniales y, sobre todo distintas”.

De la misma forma, la edil, junto al equipo de gobierno, ha querido reconocer la “excelente labor de todos los trabajadores municipales, de la Policía Local y de los agentes de la Guardia Civil, que han facilitado que las fiestas se hayan desarrollado sin incidentes”. Ahora, toca “seguir trabajando con el objetivo de mejorar aún más las fiestas el próximo año”, asegura Casañ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *