Cerca de un centenar de personas participan en el concurso de lanzamiento de ‘pinyol’ El certamen fue un éxito y logró recaudar más de 200 euros para la Asociación Contra el Cáncer Infantil


Eva Bellido // Oropesa

Lanzar el hueso de aceituna lo más lejos posible. El reto, que está de moda entre las collas de los pueblos en fiestas, gana adeptos. Y así se constató este martes en Orpesa, durante la celebración de este popular concurso en el ecuador de sus festejos en honor a la Virgen de la Paciencia, que se celebran hasta el domingo.

El certamen, que cumplió ya su sexta edición en el municipio, congregó a cerca de un centenar de participantes, en las dos categorías (adultos e infantil).

La mayor distancia a la que llegó el hueso de oliva fue de 7,55 metros, lanzado por Adrián. En la cita incluso tomó parte el concejal de Medio Ambiente, Jordi Llopis, quien quedó en segunda posición, con 7,35 metros.

Además, por primera vez se disputó un certamen solo para los niños, dado el interés suscitado en los últimos años. En esta disciplina, el ganador absoluto fue Cristian Fabregat, que lanzó el pinyol hasta los 4,70 metros de distancia.

Este tipo de eventos están en boga y muestra de ello es que el actual número dos del PP nacional, Teodoro García Ejea, fue en el 2008 campeón del mundo de lanzamiento de hueso de aceituna, al escupirlo a 19 metros.

La iniciativa, organizada por la Agrupació de Colles, está ya consolidada tras su primera edición en los festejos del 2013, que surgió a raíz de una propuesta de la peña BHK (Beber Hasta Kaer), según explicó Laia Sopena, miembro de la junta de la Agrupació de Colles.

Además, cuenta con la colaboración de los moteros de Hermanos de la Costa, que también preparan juegos como lanzamiento de barriles de cerveza, neumáticos, carreras de sacos…

Solidaridad

Una de las características de este certamen es que tiene un fin solidario, ya que la recaudación se destina a la Asociación Contra el Cáncer Infantil. Y esta ocasión se recaudaron más de 200 euros, según indicó Sopena.

Para desarrollar la actividad, se reparte arena por el suelo, con el objetivo de que el hueso quede marcado y saber con exactitud la distancia alcanzada. Los ganadores se llevaron una paletilla de jamón y un queso. Y los niños, bolsas de chucherías.

También se celebró una tarde de bingo, se inauguró el mercado vintage –que sustituye al medieval–, en la calle Doctor Clará y, por la noche, era turno para los disfraces.

Los actos siguen hoy con las primeras citas taurinas, que se celebrarán en el Ravalet, a las 13.00 y 22.00 horas. Y habrá un encierro de toro embolado infantil (19.00) y tardeo con Patxi Ojana (19.30).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *