Los vecinos de Oropesa se vuelcan en los actos en honor a Sant Antoni El fuego, el reparto de las coquetas y los toros en el casco antiguo marcan la jornada central de Sant Antoni en la localidad costera


Redacción // Oropesa
Las fiestas de Sant Antoni han hecho vibrar a los vecinos y visitantes de Oropesa del Mar en el acto central de estos tradicionales festejos este sábado.

Los ‘bous’ al Ravalet, el reparto de coquetas y el fuego purificador han marcado buena parte de esta segunda jornada, que comenzó a primera hora con la salida de más de 50 ciclistas que se concentraron a las puertas del Ayuntamiento para recorrer un total de 40 kilómetros por el término municipal.

Y las vespas también tuvieron su protagonismo durante la mañana. Y es que una treintena de vehículos se concentraron en la plaza Mayor para hacer rugir el casco antiguo.

Aunque, sin duda, uno de los actos más multitudinarios fueron los ‘bous’ al Ravalet, un evento que se ha recuperado esta edición de Sant Antoni después de 25 años a propuesta de la peña oropesina Sense DNI.

Esta vez fueron los toros y vaquillas de la ganadería local de Alberto Garrido los que desafiaron las cuestas y calles estrechas del casco antiguo del municipio.

Los viales Enmedio y San Jaime se llenaron de aficionados, procedentes de distintos puntos de la provincia para disfrutar de tres sesiones de ‘bous’, incluido el embolado, que sirvió para coronar la agenda taurina.

Actos típicos de Sant Antoni

Por la tarde, la cremà de la hoguera municipal reunió en la plaza Mayor a multitud de asistentes, un acto que estuvo precedido por la entrada de ‘argilagues’, animada por el grupo de Dolçainers i Tabaleters L’Embolic d’Orpesa, l’Escola de Danses d’Orpesa y las amas de casa Orbexa.

La reina, Ángela Vives, acompañada de sus damas, y los vecinos del municipio también se sumaron a este colorido desfile.arg

Y, tras la bendición de animales en la parroquia de San Jaime, tuvo lugar el reparto de 10.000 coquetas, 3.000 prims y 3.000 pastissos, que ya habían sido bendecidos por la mañana por el mosén José Aguilella. Además, los asistentes pudieron degustar moscatel.

El desfile de las carrozas, de grupos a pie, el tradicional tropell y la discomóvil pusieron el punto y seguido de las celebraciones en honor a Sant Antoni, pues este domingo han tenido lugar los últimos actos de estas fiestas: la santa misa y la espectacular carrera de caballos y burros que se desarrolla en la playa de La Concha.

Además, los niños y niñas pueden disfrutar del parque infantil, que se instalará desde las 16.00 horas en la plaza Mayor.

El alcalde, Rafael Albert, y el concejal de Fiestas, Dimas Albert, se han mostrado satisfechos con la participación ciudadana en unas fechas en las que se recuperan las antiguas tradiciones en una perfecta fusión de costumbres, gastronomía y deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *