El Festival Internacional de Benicàssim se despide con Liam Gallagher Durante la cita han pasado más de 160.000 asistentes por el recinto de festivales y la cita empieza a preparar su veinticinco aniversario para el próximo año


Iván Checa // Benicàssim
Fotos: P.G. Arrufat
Liam Gallagher puso este domingo el broche final al Festival Internacional de Benicàssim y cerró con éxito la vigesimocuarta edición de la cita musical. Una noche de domingo con una gran afluencia, incluso entre el público nacional, que recuerda a los mejores años del festival.

La lluvia que había caído por la mañana y que seguía amenazando a principios de la tarde provocó unas pequeñas modificaciones en los horarios. Así que finalmente Hudson Taylor fue el encargado de inaugurar la última jornada en el escenario Las Palmas. No obstante, finalmente el tiempo respetó la clausura y el cielo se acabó despejando para decir adiós al FIB 2018.

Pronto llegó Madness al escenario. Con un “buen rollo” que se contagiaba con facilidad y una energía desbordante enseguida llenaron la explanada y pusieron al público a bailar. Sus ritmos instrumentales en directo y sus temas míticos como Our House fueron los elementos principales de la puesta en escena, que pese a ser sencilla, demostró que lo único necesario para disfrutar es la buena música.

Enseguida llegó el turno de Bastille, que en contraposición con Madness llegaba con una cuidada puesta en escena y mucho color. Sus ritmos mucho más eléctricos sumaron a un público más joven al concierto, que lo completó con alguno de sus reconocidos hits como Pompeii.

Y por fin, se acercaba el momento. La gente se concentraba junto al escenario bastante antes del concierto, aprovechando para corear algún tema de Liam Gallagher al unísono. Se notaba que el ex-Oasis estaba en el FIB. La cabeza de cartel estaba a punto de salir al escenario y, como si de una película se tratara, la realización proyectó sobre las pantallas su llegada al festival en directo, estallando en un espectáculo colosal cuando puso su primer pie sobre el escenario. Se decía que no defraudaría, y así fue.

Los rumores sobre la vuelta de Oasis se notaban ya que se podía escuchar a muchos adeptos comentarlo así como ver numerosas camisetas de la “big O”. Otro guiño de Liam fue interpretar Wonderwall en el concierto. ¿Se podrá ver a la banda reunida de nuevo en el 25 aniversario del FIB?. Habrá que esperar para ello.

Mientras el cabeza de cartel actuaba, también lo hizo Dorian en el escenario Visa. Los nacionales repitieron en el festival, aunque tuvieron difícil esta vez ganar la batalla al británico con su espectacular directo. Mención especial también para las actuaciones de Nathy Peluso y The Parrots, por la que se dejaron ver los conocidos directores de cine Javier Calvo y Javier Ambrossi, más conocidos como Los Javis.

Si la noche iba de puestas en escena espectaculares faltaba ver la de Justice. Sus innovadores efectos lumínicos con elementos móviles, espejos y hasta juegos con las pantallas led impresionaron a los asistentes. El dúo demostró que sus implacables choques de ritmos bailables mezclados con contundente electro-punk-rock nunca fallan. Chocante también fue que uno de ellos se acercó al público al terminar el concierto y dió la mano uno a uno a cada uno de los presentes en primer fila.

Y la noche continuó con los DJs, que pusieron los últimos ritmos para aquellos valientes que todavía tenían fuerzas para continuar la noche y despedir el FIB por todo lo alto. Y así el FIB se despidió hasta el año que viene, emplazando a todos los asistentes a su 25 aniversario: 18, 19, 20 y 21 de julio de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *