La tortuga Colomera se convierte en el primer testimonio para la ciencia

Conocer su recorrido durante un año ayuda a gestionar y planear mejor los proyectos para la conservación de la especie

Redacción // Oropesa

La tortuga Colomera, que soltaron al mar la Fundación Oceanogràfic y la Fundación Azul Marino hace un año en Oropesa del Mar, recorre ahora el Delta del Ebro tras viajar hasta Grecia y volver por la misma ruta con un emisor satelital en una singladura de más de 7.000 kilómetros.

Por primera vez, los investigadores de la Fundación Oceanogràfic han registrado un viaje de ida y vuelta de una tortuga marina recuperada en el Arca del Mar del acuario en todos sus años de existencia.

Contexto

Colomera, una hembra de tortuga boba de 100 kilos de peso, llegó a las costas de Grecia dos meses después de entrar al mar en junio de 2020 en la Playa Torre Bellver de Oropesa y rebasar las islas Columbretes, las Baleares y el Canal de Sicilia.

Después de permanecer seis meses en las costas de Grecia, concretamente en el Golfo de Ciparisia, el pasado mes de marzo, cambió de rumbo y volvió de nuevo hacia Sicilia, siguiendo el mismo recorrido al de su ida.

Conocer el desplazamiento y la biología de esta especie en el Mediterráneo, ayuda a entender los procesos naturales y a poder gestionar y planear mejor los proyectos de conservación de las tortugas marinas.

En un contexto de aparente colonización de las tortugas marinas en el mediterráneo occidental, es necesario e importante contar con proyectos de conservación de esta especie coordinados con otras instituciones y organismos internacionales.

Un seguimiento por satélite

Antes de volver al mar por segunda vez en Oropesa en 2020, los veterinarios de la Fundación Oceanogràfic y Fundación Azul Marino le instalaron un emisor satelital en su caparazón, gracias al cual se ha podido realizar un seguimiento constante de su viaje por el Mar Mediterráneo y que ha reportado información valiosa sobre aspectos importantes para la conservación de su especie, como cuáles son sus amenazas, sus movimientos y su demografía.

Colomera fue capturada de forma accidental en 2015 y 2019 y en ambas ocasiones pasó por el hospital de tortugas (ARCA del Mar) de la Fundación Oceanogràfic, gracias al aviso al 112 de los pescadores, que activó la Red de Varamientos de la Comunitat Valenciana.

Campaña de conservación de tortugas en el Mediterráneo

El pasado mes de junio, la Fundación Oceanogràfic lanzó una campaña de sensibilización, en colaboración con la Cruz Roja, que consiste en la colocación de más de mil carteles en soportes urbanos en los que se informa a los bañistas y viajeros de la presencia de la tortuga boba (Caretta caretta) en las costas.

En caso de producirse un avistamiento, lo más conveniente es llamar al 112, con el que se activa la Red de Varamientos de la Comunitat Valenciana, compuesta por Universitat de València, Conselleria de Agricultura y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana y la Fundación Oceanogràfic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *