Orpesa impulsa una campaña para limpiar los orines de los perros

La nueva ordenanza de animales contemplará como falta leve no limpiar el pis en la vía pública
Eva Bellido // Oropesa

El Ayuntamiento de Orpesa ultima, a través de la Concejalía de Medio Ambiente, el impulso de una campaña contra los orines de los perros en la vía pública y conseguir así una ciudad más limpia.

Para ello, se repartirán alrededor de 1.000 botellas entre los propietarios de canes con hojas de instrucciones para mezclar agua con vinagre, un método que al aplicarlo elimina el mal olor, según explicó el concejal de Medio Ambiente, Jordi Llopis.

«Serán botellas reutilizables, con el logo del ayuntamiento y algún mensaje de concienciación de la limpieza» y del daño que provocan los orines de los perros en las calles y el mobiliario urbano», indicó el edil.

Nueva ordenanza

De forma simultánea, desde el consistorio trabajan en ultimar la nueva ordenanza relativa a los animales que entrará en vigor a principios del 2020.

La normativa también recogerá como falta leve el no limpiar los orines, aunque, según aclaró Llopis, «no lo ejecutaremos de inmediato, primero queremos concienciar a los vecinos y que sea más informativo».

La no recogida de excrementos en la vía pública sí se sanciona actualmente como falta leve, con multas de entre 50 y 250 euros. Y si hay reiteración, grave, de entre 250 y 500.

El objetivo es iniciar la campaña informativa antes de final de año y de forma previa a la aprobación de la nueva ordenanza.

El texto, además, contemplará otras cuestiones como el maltrato animal o el impacto acústico si se producen molestias en los vecinos por los ladridos.

Asimismo, incluye un mayor control de las colonias felinas del municipio. El consistorio ya tiene preparado un borrador de la ordenanza, cuya memoria va a someterse a consulta pública y, tras los pasos, deberá pasar por pleno para su aprobación y posterior entrada en vigor.

Sacrificio cero de animales

El Ayuntamiento de Orpesa sacará en breve a licitación el contrato para el servicio de recogida de animales de las calles. Los nuevos pliegos contemplan requisitos como el sacrificio cero, que obligan a la empresa adjudicataria a mantenerlos en sus instalaciones hasta que sean adoptados por alguna familia en los casos en los que no se localice a ningún dueño.

Asimismo, se exigirá que se les de a los animales rescatados una buena alimentación y los cuidados necesarios hasta su adopción. Además, se pretende fomentar y concienciar sobre la adopción.

Desde la Morada Animalista propusieron al Ayuntamiento también la creación de un albergue municipal. «Es algo que tenemos encima de la mesa para estudiarlo», comentó al respecto el edil de Medio Ambiente, Jordi Llopis. El concejal también destacó que la sociedad actualmente está más concienciada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *