Orpesa desarrolla el sector 2 del polígono industrial la Catalaneta con una inversión de 649.372 euros Las obras están en marcha y consisten en la urbanización de una manzana de 20.000 m2 donde se ubicará el nuevo almacén municipal


Eva Bellido // Orpesa
Orpesa continúa desarrollando su polígono industrial de la Catalaneta acometiendo ahora la urbanización del sector 2, con una inversión de 649.372 euros. Las obras ya está en marcha desde hace varios meses y se prevé que podrían estar completamente concluidas “en marzo o en abril del 2018”, según informó el concejal de Urbanismo, Tomás Fabregat. El Ayuntamiento adjudicó la actuación a la empresa Ubamed Infraestructura S.L. el pasado mes de agosto, “con una baja del 17%”, pues salieron a concurso con un presupuesto base de alrededor de 800.000 euros, dijo el edil.

Los trabajos arrancaron en septiembre. En la actualidad, se ha acometido ya prácticamente la mitad de la intervención prevista, según explicaron a este diario a pie de obra. Hasta el momento, se ha hecho “el desbroce del terreno, quitando la tierra vegetal, se han montado los colectores y ahora están con las acometidas para saneamiento y pluviales de las naves. Quedan todavía pendientes las tareas de instalación del alumbrado, agua, así como la pavimentación.

El ámbito de actuación es una manzana con “una superficie de 20.000 m2”, según indicó Fabregat. Y es donde está previsto ubicar el nuevo almacén municipal, una de las principales obras del 2018, con un presupuesto de alrededor de un millón de euros. La urbanización de la unidad de ejecución número 2 de la Catalaneta es una de las principales inversiones que el consistorio ha consignado en el presupuesto ordinario del nuevo año, recién aprobado.

El objetivo es “dotar de servicios básicos y pavimentar esa manzana para que pueda tener actividad, con los correspondientes conectores de aguas residuales, agua, luz y gas”. Anteriormente ya se desarrolló la unidad de ejecución número 1, con parcelas disponibles para ocupar. Fabregat hizo un llamamiento “a las empresas de actividades que no sean de impacto ambiental fuerte, industria no impactante”, que podrían instalarse en el espacio. Y es que aparte de la oferta de sol y playa el municipio también ofrece estas parcelas que pueden albergar actividades de servicios.

Con acceso seguro

Además, en el 2012, el Ayuntamiento mejoró la seguridad de la entrada al polígono. Los usuarios acceden a la zona mediante el vial construido de 1.075 metros de longitud y 12 metros de ancho total con dos carriles de 3,50 y arcenes de 2,5 metros a partir de una de las salidas de la rotonda de acceso a la N-340 en dirección a la Cataleneta. En el trayecto también se construyó un túnel por el que los vehículos pasan por debajo de la AP-7 y de su próxima estación de peaje. La intervención abarcaba un área de 243.000 m2 e incluyó una glorieta de 113 metros de diámetro y una anchura de 14, siete en cada carril de doble circulación. Las obras se acometieron en un plazo aproximado de un año con un presupuesto de 1.120.324,97 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *